Un hasta luego a Fernando Picó: Investigador, historiador, humanista, educador; un apasionado de los libros y los menos afortunados; un ser humano especial.

0

“Las solidaridades, los mutuos entendimientos, los resortes de la convivencia,
el mutuo apoyo y el cariño nos han mantenido en pie,
y ni huracanes, ni terremotos, ni depresiones económicas,
ni las epidemias, ni el ofuscamiento de la inteligencia
han podido doblar nuestra capacidad creativa,
nuestro esfuerzo laboral, nuestro compromiso

con el ideal de una sociedad sana, justa y sabia.”

Fernando Picó (2015).

El sacerdote jesuita puertorriqueño Fernando Picó nació en Santurce, el 15 de agosto de 1941. Inició sus estudios primarios en el Colegio San Ignacio, en Río Piedras, y allí comenzaron sus inclinaciones eclesiásticas.  Se trasladó a los Estados Unidos de América con el propósito de  estudiar su bachillerato en la Universidad de Springfield. En 1959 ingresó en el seminario jesuita de Saint Andrew-on-Hudson en Nueva York. En el seminario realizó sus estudios de filosofía y teología. Posteriormente obtuvo una maestría en historia en la Universidad de Fordham. Luego, estudió en la Universidad John Hopkins, en Maryland, donde obtuvo el grado de doctorado en 1970.  Su formación académica incluyó estudios en España, Italia y Estados Unidos. En 1971 su inclinación religiosa lo llevó a unirse a los jesuitas y a convertirse en sacerdote. Desde el 1972 hasta el 26 de junio de 2017 se desempeñó dictando cátedra en el Departamento de Historia, de la Facultad de Humanidades, en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

El profesor Fernando Picó fue un estudioso del siglo XIX en Puerto Rico. Es considerado la máxima autoridad en el campo de la historiografía isleña y el que mayor amplitud de temas haya abordado en esta generación.

Picó nos dejó una obra, de más de 28 títulos, y no solo de historia sino también de artículos publicados sobre sus investigaciones, ensayos y otros generos literarios,  atesorada por generaciones dentro y allende las fronteras de nuestro Puerto Rico. Entre sus publicaciones sobresalientes se encuentran el Registro General de Jornaleros de Utuado (1977), Amargo café (1981), Los gallos peleados (1983) y 1898: La Guerra después de la Guerra (1987). Su obra Puerto Rico: Historia general (1986) es un libro obligado que recoge los aportes fundamentales de la nueva historiografía puertorriqueña, que junto a su libro Puerto Rico, tierra adentro y mar afuera (1991), escrito en colaboración con Carmen Rivera Izcoa, coloca la historia de Puerto Rico al alcance de los estudiantes de escuela intermedia. Picó escribió y publicó en diferentes revistas y periódicos, tanto de Puerto Rico como del extranjero.  Sus artículos en Diálogo, 80 Grados,  Claridad y en El Nuevo Día llevaron siempre un mensaje positivo sobre cómo ayudar a mejorar la calidad de vida en Puerto Rico. Escribió también cuentos infantiles como lo es La peinilla colorada.

EL 9 de abril de 1997 se llevó a cabo la Primera Lección Magistral de la Cátedra UNESCO de Educación para la Paz, en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. La distinción le fue conferida al Dr. Fernando Picó por el Senado Académico del Recinto riopedrense.  En su Lección Magistral  A la Universidad desde la cárcel: Historia de un atrevimiento, el doctor Picó disertó sobre las raíces históricas de la violencia en la sociedad puertorriqueña, y propuso alternativas educativas conducentes a aportar a nuestra paz social, haciendo hincapié en el desarrollo del Programa de Confinados Universitarios.

Por su ejemplo como académico, humanista y estudioso de por vida, en 1997, se le dedicó la Semana de la Biblioteca al Prof. Fernando Picó,  en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Porque el profesor Picó ejemplificó lo que es ser un humanista, destacándose significativamente como catedrático, investigador, escritor, estudioso y padre jesuita, fue seleccionado  como Humanista del Año por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades e instalado con la distinción el 5 de octubre de 2004.  La Fundación destacó que Fernando Picó constituía un modelo para los investigadores de nuevo cuño en el país, por su dedicación, su compromiso y su entrega total a la tarea de historiador.

En el 2010 el doctor Picó fue honrado en la Universidad de Puerto Rico con la distinción Profesor Distinguido de Historia.  Su mensaje de aceptación fue publicado por el canal UPREDU.

Era un ávido lector,  amante de las bibliotecas y los archivos.  Su biblioteca cuenta con más de 20,000 títulos.  En el 2011 fue seleccionado orador principal de la  77ma  Cumbre Mundial de Bibliotecas e Información de la IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas e Instituciones),  organizada en Puerto Rico por ACURIL (Asociación de Bibliotecas Universitarias, de Investigación e Institucionales del Caribe), bajo el lema ”Bibliotecas que trascienden Bibliotecas: integración, innovación e información para todos”. En esta conferencia el profesor Picó se enfocó en una panorámica sobre la tradición cultural, el entendimiento por el hecho creador en la literatura y destacó el papel de las bibliotecas en el actual contexto.
Picó fungió como Capellán en el Anexo 282 de la Cárcel Regional de Bayamón.  Desde el 1978, se distinguió particularmente por su total entrega a la causa de los menos afortunados. Por diez años coordinó el Proyecto de Confinados Universitarios en el Anexo 292 de Bayamón y el Anexo de la Penitenciaría en Las Malvinas. Tenía mucho interés porque los presos aprendieran a leer y comentaba libros con ellos. Llevaba a cabo su trabajo con un programa de educación universitaria para los confinados persiguiendo su sueño de dar visibilidad y oportunidades a los más indefensos. En una entrevista realizada el 23 de abril de 2013 sobre este tema, el professor Picó expone su opinión sobre la experiencia de la lectura y escritura con los confinados; comenta sobre sus experiencia trabajando para los presos y comparte sus observaciones y recomendaciones.

Su participación en muchos eventos conmemorativos fue notable, expresándose en la defensa del país. Al reseñar el acto conmemorativo del natalicio de Luis Muñoz-Rivera, el 19 de Julio de 2015,  Rebecca Banucci, de Primera Hora,  reseñó las expresiones del historiador quien hizo un llamado al activismo social y a desarrollar una agenda de país con bases en la voluntad y la solidaridad de los ciudadanos: “…la fuerza está en el país, la fuerza está en la gente”. 

 En la reseña sobre este acto, Banucci destacó que: Como alternativas a la presente crisis, Picó señaló que la agenda social del país debe incluir que a los jóvenes de entre 18 y 23 años se les exija participar durante un año en programas de servicio comunitario, que se promuevan talleres o campamentos de verano para fortalecer la conciencia ecológica en las nuevas generaciones y que se establezcan programas de prevención y manejo de incidentes de violencia doméstica. Además, el prolífico historiador sugirió que se establezcan alianzas con organizaciones cívicas que permitan a las personas retiradas insertarse en programas de servicio voluntario, y que se les permita a los ancianos articular directamente sus necesidades y proponer alternativas a sus problemas.  Al concluir, Pico expresó:  “Hay que abrir ventanas para que al aire fresco de nuevas ideas reanime nuestra vida cotidiana, que no puede estar dominada por el estéril partidismo. El pacto social que nos vincula y que, por siglos, ha suplido las carencias del estado es lo que nos da fuerza”.

No es un Adios, querido amigo, distinguido profesor Dr. Fernando Picó,  sino un Hasta luego. Que Nuestro Señor te conduzca con su mano misericordiosa a descansar en el Aposento Alto, y te destine una alcoba plácida donde puedas encaminar tu sendero espiritual con una merecida Paz Sempiterna.

La ceremonia de Honras Fúnebres se efectuará el viernes, 30 de junio de 2017, a las 12:00 del medio día. en la Rotonda del Recinto.

Share.

Comments are closed.